• Desfile María Lafuente en Pasarela Española Fashion Week Madrid 2022
    Desfile María Lafuente en Pasarela Española Fashion Week Madrid 2022
  • Backstage Pasarela Española 2022 por David  Collado
    Backstage Pasarela Española 2022 por David Collado
  • Backstage Pasarela Española 2022 by Jesús María Domínguez
    Backstage Pasarela Española 2022 by Jesús María Domínguez
  • Backstage Pasarela Española 2022 by Jesús María Domínguez en color
    Backstage Pasarela Española 2022 by Jesús María Domínguez en color




Entrevistamos a la diseñadora de joyas de autor, escultora y pintora Charo Marín

Queridos amigos. Hoy tengo el honor de entrevistar a Charo Marín, artista, diseñadora de joyas de autor, escultora y pintora.
Presentó sus colecciones de joyas en la XI Edición de Pasarela Española con rotundo éxito.
Acaba de llegar de Roma donde ha recibido el premio Fontana de Roma por votación unánime. Entregado por el Obispo Regente Emérito de la penitenciaria Apostólica Monseñor Vescovo Gianfranco Girotti.

¿Cómo te iniciaste en el mundo de la joyería?

Nunca pensé que haría joyas, al menos cuando era pequeña o jovencita, que quería pintar y dibujar, eso lo supe siempre, aunque tampoco lo veía como una profesión, pues de hecho empecé arquitectura.

Mi madre fundió unas joyas que tenía y en Pajarón encargó para mí un anillo, aun lo tengo, precioso, una hoja por cada lado que sujeta una turquesa. Ahí visualicé que existían las joyas como tal, pues antes nunca les di importancia.

Unos meses después me regalaron unos taquitos pequeños de madera tallada, venían de África, me parecieron preciosos, podría haberlos dejado en una cajita de recuerdo, pero no, lo primero que se me ocurrió fue hacer unos diseños para pulsera y colgante, el primo de mi novio era joyero y el hizo realidad mis diseños. Ahí me entró el gusanillo.

Mi querido amigo Klaus Faber me trajo un botecito pequeño lleno de granates del Mar Muerto, me emocionó tanto que diseñe tres maravillosos brazaletes (de lo más original y bonito que hice en aquella época), y en Mora los realizaron, pero no me entendían bien (o yo no me sabía explicar) y se tuvo que rectificar varias veces el diseño hasta que estuvo como yo quería. De ahí vino mi interés por hacerlo todo para no tener problemas con la interpretación del diseño, además mientras realizas, cambias inventas o improvisas y eso es muy emocionante.

Fue mi estimado y admirado Emilio Martí uno de los mejores artesanos joyeros valencianos que he conocido, quien me enseñó mucho en todos los aspectos respecto a la joyería y con él entendí lo que era hacer una joya a mano. Y ya sin parar, de hacer intermitentemente joyas en mayúsculas, realicé mi primera exposición en Suiza en la galería Leonarda hace muchos muchos años, como en los cuentos de hadas.

Las joyas me fascinan por su magia y significado. Siempre he trabajado con grandes colaboradores como Vicente Ballester en esta última etapa, el más grande entre los grandes en Valencia, él me entiende.

Ellos son experimentados y me aportan su sabiduría y experiencia en el campo artesanal, yo les asombró con mis ideas y juntos, formamos un equipo, trabajamos y al final nace la pieza deslumbrante, original y con nombre propio.

¿Cómo es el proceso de creación de una joya?

Es muy emocionante, aunque no me duele tanto como el de un cuadro.

Yo lo tomo más como una sonrisa en el tiempo de creación, me divierte mucho, me relaja y me intriga, aquí os hablo del inicio, de las rayas sobre el papel, del embrión.

Luego, al menos en mí, viene el pensar en que material lo haré, que le va más a la pieza, plata, ¿oro? ¿Piedras, cuáles? ¿Color? y eso es un poco más difícil de digerir porque ahí vas a darle ya carácter.

Una vez esto ya claro, preparas materiales, religiosamente, los miras, decides y ya tienes una imagen interior y más clara de lo que será esa pieza.

Después viene la realización, a veces arde, dependiendo de la dificultad y novedad en la obra que siempre la hay y ya coge cuerpo.

Ya finalmente miras y remiras, terminar de pulir de retocar aquí y allá, y “voila”, ponemos nombre a esa belleza.

Una vez tiene nombre ya no la toco jamás, ya ha nacido y siempre será algo mío que defenderé que valoraré que mostraré con orgullo y que intentaré “casarla» con él mejor, aunque a veces surge “el flechazo” que es lo ideal.

¿Dónde encuentras la inspiración de tus obras de arte?

Es difícil definirlo, mi obra pictórica, tiene siempre un gran trasfondo humano y sale de muy dentro, se atropellan los colores y las formas a velocidad, paran contemplan, piensan y siguen volando sobre el lienzo.

En cambio, mi obra en el ámbito de la joyería, parte mucho de los materiales, por ejemplo, ¿me inspira una madera? y hago una miniserie misteriosa de maderas perfumadas por mí de antemano y bien pulidas con aros de oro que las sujetan, ¿un fósil?, ¿la transparencia de una piedra preciosa…? O en otros casos, parto de un cuadro que me emociona, de una ópera prima, de un poema, de la tierra, es decir de los materiales que han salido de ella y los elevo y los hago volar, soñar y los sacó de allí, de la tierra para que por allá en donde se posen, viajen, vivan y embellecen.

Son como ángeles en todos los sentidos.

¿Qué es lo más gratificante de tu trabajo?

Iba a decir «cuando la joya está expuesta», pero no, es cuando alguien dice: “Ay!, Me encanta ¿Puedo probármela?” Y coinciden la joya y esa persona como en un enamoramiento y le queda fenomenal.

A veces queda de pena y yo misma insisto en que por favor no se la lleve, pues sé que no será feliz y no lucirá como se merece.

Hablo así porque, me sitúo en siglos o simplemente unas décadas atrás, cuando tener una joya era eso, UNA JOYA, y te la ponías en momentos importantes o la llevabas contigo como un talismán y nunca te la quitabas, ahora ese lado romántico de la joya se ha perdido, casi ya en su totalidad, y tenemos tantas “chucherías” que llamamos joyas, que a veces la verdadera joya pueda prisionera en una caja fuerte en el banco o relegada en el sitio más escondido de la casa y se olvidan de ella.

¡¡¡Es tan importante para una joya ser eso, LA JOYA!!! La que me hicieron para mi comunión, o la que me diseñaron para mi boda, o… esa que me regaló mi hermano con tanto cariño en una ocasión…. Para mí la palabra joya no solo engloba un trabajo precioso y un material impresionante sino también ese hilo conductor que hizo que llegara a mis manos y es por tanto MI JOYA, como mi cuadro, mi traje de seda, mi…

Has tenido un gran éxito en la XI edición de Pasarela Española con tus dos colecciones. ¿Cómo ha sido la experiencia?

Hablar de Pasarela Española es ya palabra mayor.

Siempre tengo un nudo en el estómago, me pongo a sudar como una loca y suelo ser bastante poco simpática momentos antes del desfile.

Me encanta poner en valor cuando ya han pasado todas las miradas, las fotos y los comentarios sobre ellas, en las modelos, esas preciosas porteadoras, pues la joya sobre un estante no puede compararse a la joya conectando con la risa y el calor de quien la va a mostrar, de ello depende mucho, ahí “te la juegas”.

Lamentablemente, hoy a cualquier cosa se le llama joya y cualquiera dice que es diseñador, pero no es así, detrás de un profesional de verdad, hay muchos años de dibujar, estudiar, analizar, conocer… SABER. Siempre estoy estudiando.

Por otra parte, es muy importante destacar los trajes que llevan las modelos, no que sean anodinos y “que no digan nada” sino que sean espléndidos y que realcen aún más la joya, pues la calidad suma y calidad llama a calidad.

Estas cosas para mí son muy importantes en la puesta en escena LA MODELO, y EL VESTIDO.

A ello añadiría una escenografía o lugar impecable, elegante, sin trastos, con armonía, limpio, amplio y si puede ser pues palaciego. ESO TAMBIÉN CUESTA DE ENCONTRAR.

En cuanto a la música y las luces están ahí y tienen su importancia, no se la quitemos, cierto es que es muy diferente hacer un desfile a modo individual que colectivo con otras firmas, donde tienes que acoplarte a la música y la luz no ya tan personal.

Todo esto lo encontré con nivel y en su punto en la Pasarela que organizó Susan Villa con mucha diligencia y esfuerzo en los salones del Casino Gran Vía de Madrid la pasada edición y es mucho decir, pues en el backstage es donde se cuece todo y si está bien organizado y todo correcto, esa olla a presión que es el pre-desfile no explota, sino que cuece bien y hace que todo funcione a las mil maravillas y así fue. Ella y sus colaboradores hicieron que todo fluyera en positivo y que hubiese una gran armonía y complicidad entre todos los participantes. UNA PRECIOSA EXPERIENCIA.

¿Qué ha significado para ti el premio FONTANE DI ROMA?

Pues… muchas cosas.

Los reconocimientos siempre se agradecen, aunque a mí me produce vergüenza porque nunca creo que sea tan importante como para que me den un premio por sencillo que sea, constantemente pienso que hay muchos mejores artistas que mi humilde persona.

Invariablemente cuando salgo a escena y me lo dan me arrugo, quisiera que la tierra me tragara y me cuesta hablar y hacer las cosas super bien, ahí me corto.

Sinceramente diré que el premio me ha encantado porque ha sido una excusa para poder ver a mi querida amiga Serenella, a mi adorado Benito Corradini, o a mi maravillosa Fontana di Trevi, además de respirar el aire de Roma aquí y allá.

El viaje ha sido una pura aventura llena de avatares, que ahora no os voy a detallar, pero tengo un ángel sobre mi cabeza que siempre me saca de los atolladeros.

Si que digo que me hubiese gustado ser un jirón de viento y fluir por la ciudad eterna entre las columnas del templo de Adriano, o retroceder unas décadas como un espíritu y pasear con los míos riendo sin parar entre las fuentes de Villa d´Éste, para eso están los hechizos, ¿no?.

El premio fue la creación de un escultor italiano sobre la obra de otro escultor, el David de Miguel Ángel. ¡¡¡Normalmente y a menudo los trofeos y los premios los hacen “tan feos”!!!, pero este era precioso, hecho para la ocasión y me emocionó mucho. ¿Creo en la magia, la intuición, la casualidad? porque sin saberlo, bauticé meses antes a mi nueva colección de joyas “El alma de Daven (David) rodeando el Mediterráneo”, ¿Qué cosas tan bonitas pasan, ¿verdad?

Además, al estar en la Universidad fluía la intelectualidad por todos los rincones. Me sentí muy halagada, ya que vinieron autoridades, periodistas, reporteros, bomberos, intelectuales, pintores, sopranos, músicos y Misses que me hicieron parecer romana en aquel repleto Salón de actos y dieron sentido a ese premio que era además de por el arte, por la solidaridad y como esencia de este la Madre Teresa de Calcuta a la que estaba dedicado. Junto a la universidad, el Vaticano brillaba con el esplendor y la ostentosidad de un poder que nunca entiendo pero que valoro. Y con esa luz mágica de la tarde sobre su columnata y su bandera, brindamos cerrando ese tiempo PREMIO que tanto agradezco con toda mi alma pues me ha dado ILUSIÓN Y GANAS de seguir pintando y creando.

¿Cómo es un día en la vida de la artista Charo Marín?

Siempre es emocionante viajar por todo el mundo con mis hijos, ahora igualmente, aunque sola.

Siempre fui muy feliz en esta casa dentro del casco antiguo, que yo transformé en palacete unifamiliar, viviendo como en mi infancia.

Ahora todo ha cambiado, los años lo cambian todo pues la vida ondea y todo lo transforma.

Nunca mi día a día ha sido tranquilito, como lo es ahora cuando llevo una temporada de reflexión muy contemplativa.

Normalmente, igual estoy organizando el estudio si está desordenado (me es imposible trabajar pues el orden para mi es vital), que bajo al almacén a preparar el envío de la exposición lo cual es un tinglado tremendo de cartones papeles, cintas adhesivas y mucha energía invertida, Luego subo al salón a comer con mis dos MUSAS, o estoy con mis amigas en alguna cafetería, riendo, despejándome de tantas y tantas horas sin salir del estudio.

Cuando empiezo una obra puedo estar semanas sin ver a nadie, sin hablar por teléfono…. sola con el cuadro, es esencial.

TODO MUY MOVIDITO, como verás y mientras tanto, intercalando tiempos, escribo cuando he de presentar un texto, pinto abanicos, foulards, voy mirando el nuevo cuadro que llevo entre manos para una exposición paseándolo de piso a piso, o hago joyas para un próximo desfile.

Así es mi día a día y aunque tengo la semana cronometrada hasta el último detalle, de repente cambio el orden establecido.

La palabra aburrimiento no entra en mi vocabulario.

¿Qué proyectos tienes en un futuro próximo?

¡Uy! Muchos.

Soy invitada de honor en una exposición en Novara (Italia), donde llevaré una obra grande.

Participaré en varios eventos en Madrid, uno de escultura y otro de joyería.

Expondré si Dios quiere, una individual de pintura en Terracina (Italia), con enormes lienzos que llevo ya pintando muchos meses.

Expongo como española invitada, en París 6 obras de gran formato, así a voz de pronto no me puedo acordar de más, pero sé que las hay.

¡¡Ah, sí!! Una exposición individual en Valencia sobre la seda, con mis propios tejidos.

Esto es todo desde ahora hasta fin de año, poco más.

No os doy detalles de las exposiciones pues así cuando las haga será sorpresa y os iré informando.

¿Con qué sueña Charo Marín?

Caramba qué pregunta más bonita pero también más irreal porque trata de los sueños y LOS SUEÑOS SUEÑOS SON.

Pues sueño en que mi familia y mis amigos tengan una buena salud corporal y espiritual y nos sigamos queriendo, eso lo primero y ahí me incluyo porque si estoy achacosa y sin energía no puedo cuidarlos, ni visitarlos que es lo que me da la sangre que corre por mis venas y tampoco puedo pintar o crear qué es lo que me da ilusión. Perder la paz (ya la perdí una vez y me sentí descarriada y en el abismo), la esperanza o la pasión de vivir, sería para mi catastrófico.

Es cierto que estamos en malos tiempos tanto como para que se llame arte a algo superficial sin estudios al estilo del más puro comercio, ese “arte» rápido como un anuncio, inconsistente como un montón de cascotes por el suelo…, los valores, las emociones, la bondad, la belleza o las flaquezas humanas que siempre plasmo en mis obras con talento (que se me da), con seriedad, con fuerza y amor que sale de mis entrañas no está de moda.

Sueño con que cuando ya no esté, mis herederas transformen mi legado en un mini Thyssen del siglo XXI. Eso es mucho pedir, eso es mucho soñar.

Quisiera estar bendecida por Dios y pintar, diseñar, crear hasta el final. Se que no debo pedir nada, sé que no puedo ir tan rápida como antes (me ha costado asimilarlo), que a veces las luces hacen guiños como si fuesen a fundirse, pero eso, el poder seguir manchando lienzos y rayando papeles, es vital en mí, pues nací artista rayando en la pared de mi cuna y espero morir pintando, eso sería signo de que hasta el final he estado activa, viva y dando de mí todo lo que tengo. Se que es asaz por mi parte, pero ya que hablamos de sueños…sueño con ser mayor, anciana, pero no vieja si la vida me lo permite.

Más info en www.charomarin.com

Muchas gracias a Charo Marín por concedernos esta entrevista y desde Pasarela Española la deseamos muchos éxitos en todos sus proyectos y esperamos ver sus nuevas creaciones en la XII Edición de Pasarela Española Fashion Week Madrid 2022 los días 19 y 20 de noviembre en el Casino Gran Vía de Madrid.

Entrevista realizada por Susan Villa para Pasarela Española.